La tradición más dulce en tu mesa. No podemos negar que el pastel de Whisky es todo un clásico de la pastelería, por tanto no puede faltar en nuestra carta. Cubrimos de yema quemada un delicioso bizcocho blanco bañado en jarabe de azúcar y relleno con una capa de mermelada de melocotón y otra capa de crema de mantequilla. Un pastel versátil, perfecto para comer en frío o en congelado.

  • Corte pastel de yema